A Flor de Piel, la historia novelada de la expedición filantrópica de la vacuna

Si ya conoce a Javier Moro y le encantan las novelas históricas y de aventuras, seguramente encontrará que la descarga de A Flor de Piel le atrapará en una lectura entretenida y absorbente de principio  a fin.  Y es que la historia que comienza en 1788 discurre entre la tierra gallega de Ordes, para presentarnos los orígenes de Isabel Zendal, y Alicante para introducirnos en el conocimiento del Dr. Xavier Balmis, trasladándonos luego a La Coruña, desde donde saldrá en 1803 el barco María Pita, con el objetivo de aliviar los efectos que la viruela estaba causando en las colonias españolas, mediante lo que se conoció como La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna.

Esta expedición, en la que viajaron el Dr. Balmis, su ayudante Josep Salvany, 22 niños huérfanos portadores del virus de la viruela e Isabel Zendal, cuya función será la de encargarse de los pequeños, se verá sometida a diversos problemas y vicisitudes, no solamente durante el tiempo que dura la travesía en el mar, sino también una vez que llegan al nuevo mundo, donde deberán enfrentar cosas si cabe aún peores que las que vivieron en el barco.

La historia y los protagonistas  de la novela son hechos y personas reales, eventos que acontecieron en el siglo  XIX, cuando la viruela era  una terrible enfermedad que mataba o desfiguraba a la población, e individuos que estuvieron decididos a aportar lo que fuera necesario para llevar una solución que aliviara le epidemia.

Para recrear la historia y darles vida a los protagonistas fue necesario que el autor realizara una exhaustiva investigación sobre ellos y también sobre el ambiente que reinaba en España y en las colonias americanas para la época.

Es así como logró no solamente retratar con fidelidad la gran proeza que significo salvar a muchas personas de los estragos de la viruela, sino también vestir a los personajes con la piel de sus características reales, las que hicieron que aceptaran el reto de llevar adelante este ambicioso proyecto. Pero Javier Moro también logra a través de las páginas de la novela recrearnos con una historia de amor de la mano de la protagonista femenina, que sin dejar de ser decidida, fuerte y hasta en ocasiones estricta, también es capaz de sentir el amor.

La lectura de esta novela y el conocimiento de los entretelones de la expedición dejarán a algunos con una dosis de sinsabor acerca de la naturaleza humana, pero también con mucho de esperanza al conocer sobre hombres y mujeres dispuestos a renuncias y sacrificios en beneficio  de la humanidad.

Algo que gusto mucho a Paula, la trabajadora del centro de atención de llamadas 24 horas de los fontaneros, fue el poder sentirse recorriendo junto con los expedicionistas parajes como Filipinas, México, Perú, Colombia, Puerto Rico o Argentina, donde ha soñado viajar algún día y también aprender sobre la grandeza de los personajes y especialmente de Isabel Zenda, la gallega que según dice permanecerá por siempre en su memoria, por convertir a unos pequeños niños en los grandes héroes que logran sobrevivir a los temporales del mar y a la maldad del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *