Realmente se cuenta con hábitos lectores

Hoy en día es muy poco lo que las personas leen, el común denominador se ha acostumbrado  a leer fragmentos cortos, es la misma rapidez que nos exige el devenir diario lo que permite que la concentración se minimice, ya los momentos de ocio y esparcimientos son utilizados en mirar a través de redes sociales y en muchas ocasiones las personas que si son asiduas a la lectura se están conformando con relatos cortos y precisos en los medios digitales actuales.

Ya s e ha perdido el habito de comprar un libro o de simplemente percibir el olor de un libro cuando esta nuevo, preferís en muchas ocasiones una  lectura digitalizada, ya que es mucho más cómodo tenerla en vuestro dispositivo móvil. Los niveles de no lectores han aumentado alarmantemente.

Las ferias de libros como medios de estimulación.

Son muchas las ciudades a nivel global que han utilizado el medio de las ferias para hacer llegar de primera mano, libros de todo tipo, al público en general, la idea es la fomentación de la lectura desde los niveles iniciales, por esta razón es que las editoriales en la actualidad han estado reformando los estándares de los cuentos clásicos para niños.

Es en estas ferias que las librerías  aseguran ventas mayores de las que disponen durante el resto de sus jornadas, ya que según estudios las ventas de libros han mermado notablemente durante los últimos años, se está claro que las nuevas tendencias dirigen a que los lectores ubiquen estas publicaciones en formatos digitales pero al tenerlas ¿realmente si hacen uso del libro? En algunas encuestas en las que esta pregunta se ha generado la respuesta en el 40% de los casos es que no lo que ya demuestra que los índices de lectura en los momentos de ocio han descendido. Dentro de estos mismos estudios se ha comprobado que es muy poco el porcentaje de personas que asiduamente lee.

Razones por las cuales ha descendido el hábito de lectura

Muchos estudios recientes demuestran que son variadas las razones que se proponen en las encuestas realizadas a un grupo nutrido de personas en donde  queda demostrado que por obligaciones en el trabajo y la minimización de tiempos de esparcimiento, estas no pueden dedicar tiempo para la lectura. Así mismo ha quedado demostrado que existen muchas personas que simplemente no se animan a leer por no poseer el habito, lo cual indica que es falta de aprendizaje en edades inferiores a los diez años.

Pero lo más preocupante en el resultadito de estos análisis, es que existe un buen porcentaje en la población que no se anima a realizar ninguna lectura ya que no desean hacerlo o simplemente no les gusta, y sobre todo en personas jóvenes, prefieren hacer uso de este tiempo en otro tipo de cosas más entretenidas, así como otros encuestados  señalan que debido al alto costo de la literatura prefieren no hacer uso de estas.

Que se vislumbra para el futuro

Sin dejarnos menguar por la amargura, es posible pensar que como educadores, padres, progenitores, maestros, estamos en el deber de fomentar la costumbre de la lectura en los niños, sin importar el formato en el cual  se encuentre, puede ser de un libro en físico o en digital. Siempre y cuando se fomente el uso de esta.

Es el deber de todos, proporcionar las herramientas necesarias para que se lleve a cabo este tipo  de labor, al igual que lo hace el cerrajero de Coslada. Los dispositivos móviles, las tabletas, los ordenadores podréis servir de apoyo para la fomentación de este hábito. Son muchas las plataformas digitales que ofrecen una extensa variedad de productos que podrían ser de utilidad para este fin, sobre todo en el público adolescente, que son los más vulnerables al uso de estos equipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *